Turismo Con los Peques: el Alcázar de Jerez

No hace falta irse muy lejos para hacer turismo. En la provincia de Cádiz hay muchos destinos que bien merece una visita. Hoy te proponemos visitar el Alcázar de Jerez, uno de los monumentos más interesantes de esta localidad: jardines, murallas, torres e historias de conquistas, ¡todo lo que le gusta a los peques!

Jerez, una de las ciudades más importantes de la provincia de Cádiz, ya lo era en el siglo XII, cuando se levantó el Alcázar. Este conjunto de edificios era entonces una fortaleza-palacio, la sede del poder que gobernaba la ciudad y su entorno. Desde entonces, el Alcázar sufrió constantes modificaciones. Una visita por el recinto permite, incluso a los más pequeños, acercarse a la historia de la ciudad de una forma muy sencilla.

Y es que el Alcázar (al-qasr en árabe) ha cambiado de manos desde su construcción. De su primera época, la del original alcázar islámico, se conservan las puertas (la Puerta de la Ciudad, la Puerta del Campo), la mezquita, los baños árabes, o la torre octogonal.

En el siglo XIII, con el avance cristiano hacia el sur, la fortaleza fue cambiando de moradores hasta la ocupación definitiva por los cristianos con el rey Alfonso X El Sabio. A partir de ese momento el conjunto se abandona, y empieza a deteriorarse, hasta que se reforma a finales del siglo XV, cuando incluso se alojan en él los Reyes Católicos. De esa etapa data la torre del homenaje que corona la fortaleza.

De nuevo el Alcázar queda en estado de abandono, hasta la construcción del Palacio de Villavicencio en el siglo XVIII. También se levanta en ese momento un molino de aceite.

Hay mucho que ver, así que una visita en familia al Alcázar puede llevar como mínimo una hora, más si queremos pararnos en los detalles de cada espacio. A los pequeños les llamará la atención especialmente la mezquita, con su particular arquitectura y sus elementos islámicos. También los baños árabes (hammam), en los que se puede apreciar fácilmente las tres partes: la sala fría, la templada y la sala caliente para los baños de vapor. No hay que perderse el techo, salpicado de lucernarios en forma de estrellas por donde se cuela la luz.

No hay que olvidar darse un paseo por los jardines, inspirados en los de Al-Ándalus: el protagonismo del agua, sus fuentes, los olivos… Además, junto al jardín hay un pequeño huerto en el que se pueden ver algunos cultivos actuales (desde lechugas a calabazas, y un montón de hierbas aromáticas), así que la visita turística nos vale también de lección de ciencias naturales.

Otra de las partes favoritas de los niños serán las torres (la octogonal y la del homenaje): subir los empinados escalones, algunos en forma de escalera de caracol, para llegar a una torre llena de almenas desde las que se puede otear el horizonte (toda la serranía gaditana se divisa a la perfección si el día es despejado), es toda una aventura. Desde allí se pueden ver, empequeñecidas, las personas que pasean por los alrededores del Alcázar.

Como complemento a la visita se puede subir a la cámara oscura situada en el Palacio de Villavicencio. Utiliza el mismo sistema que la Torre Tavira de Cádiz, y permite una visión diferente de Jerez.

Si además la visita es en domingo, a la salida es posible dar un paseo por los puestos del rastrillo que cada semana se instala en la Alameda Vieja, llenos de artículos cuanto menos orginales.

ALCÁZAR DE JEREZ

Dirección. Alameda Vieja, s/n

Horario. Abre a las 9:30. Cierra a las 15:00 de noviembre a febrero; a las 18:00 de marzo a junio, la segunda quincena de septiembre y en octubre; a las 20:00 de julio hasta el 15 de septiembre. Todos los sábados y domingos del año, además de en fechas especiales como Semana Santa y Feria, el horario será de 9:30 a 15:00.

Precio. Entrada al conjunto monumental: 5 euros tarifa normal; 1,80 tarifa reducida (estudiantes, pensionistas, jerezanos y residentes en Jerez); gratis para los niños. Entrada al conjunto monumental y  la cámara oscura: 7 euros tarifa normal; 4,20 reducida (estudiantes, pensionistas, jerezanos y residentes en Jerez).

Deja un comentario