Tim responde: ¿Por qué lloramos con la cebolla?

¿Por qué lloramos al cortar cebolla? Un amiguito llamado Félix, de 9 años, hace a Tim esta interesante pregunta. Seguro que, si no has cortado una cebolla tú mismo, has estado cerca cuando algún adulto en casa la corta para la comida y has sentido como tus ojos pican y comienzan a llorar.

La cebolla es un bulbo muy utilizado en nuestra cocina para aportar sabor a los platos, con un olor característico. El bulbo está formado por células de tamaño relativamente grandes, de forma alargada u ovalada, que se encuentran unidas entre sí por una sustancia que les proporciona firmeza.

Al trocear el bulbo, rompemos las células y unas moléculas, llamadas aminoácidos, conectan con unas enzimas produciendo sulfóxido de tiopropanal. Este nombre tan complicado es el de una sustancia gaseosa irritante que la planta usa como defensa ante depredadores y/o atacantes.

El gas irrita nuestros ojos y nuestra nariz que, rápidamente, se ponen a trabajar para remediarlo, haciéndonos llorar. Esta es la forma que tienen nuestros ojos para defenderse de cuerpos y/o sustancias extraños. Seguro que, más de una vez, te ha entrado un granito minúsculo de arena, una pestaña o una mota de polvo. La respuesta son las lágrimas, ¿verdad?, pues sucede igual cuando se trata de un gas irritativo.

Si queremos remediarlo, basta con cortar la cebolla bajo un chorro de agua o, simplemente, alejarla lo más posible de la cara.

Deja un comentario