¿Por qué nos sale pelo?

Amiguito, el pelo sale por casi todo el cuerpo. Las únicas zonas donde no crece el pelo son las palmas de las manos, la planta de los pies, los labios y las mucosas (como por ejemplo, en el interior de la boca).

Durante toda la vida estamos produciendo y perdiendo pelo. Cada pelo, de cualquier parte del cuerpo, tiene un tiempo de crecimiento y de reposo. Después de este período, el pelo se cae. Seguidamente, se inicia un nuevo ciclo de crecimiento, y un nuevo pelo crece en el mismo lugar que el anterior.

Cada zona del cuerpo tiene un tiempo distinto de crecimiento del pelo. Por eso los pelos son diferentes dependiendo de dónde estén. En algunas partes del cuerpo -como en la cabeza- los pelos son más largos y gruesos porque tienen un tiempo de crecimiento mayor. En otras partes, como en los brazos, el pelo es pequeño y fino porque tienen un tiempo de crecimiento muy corto.

Los tiempos de crecimiento del pelo son diferentes en chicos y chicas. Por ejemplo, el pelo de la cabeza suele crecer más en las chicas que en los chicos.

Como sabes, los pelos son muy delgados. En un milímetro, ese espacio entre dos líneas pequeñas en nuestras reglas de medir, podrían caber unos 10 pelos si los colocáramos uno al lado del otro.

A pesar de ser tan finos, los pelos tienen una extraordinaria resistencia. Te propongo un experimento que puedes hacer en casa, para probarlo. Pide ayuda a un adulto para hacerlo:

Necesitarás un pelo (mejor cuanto más largo sea), un lápiz o bolígrafo, varias monedas de 5 céntimos, cinta de pegar y un libro grueso y pesado (puede ser un diccionario). No hace falta que te arranques o que te cortes un pelo. Si revisas en los cepillos para el pelo que hay por casa puedes encontrar muchos enganchados.

Pega, con la cinta de pegar, un extremo del pelo a un lado del lápiz o bolígrafo. Si el pelo es largo puedes darle una vuelta alrededor del lápiz antes de poner la cinta (así queda más sujeto).

En el otro extremo del pelo, pega una moneda de 5 céntimos con otro trozo de cinta de pegar. De manera similar, si das una vuelta al pelo por los dos lados de la moneda y pones cinta por los dos lados, el pelo quedará mejor sujeto.

Coloca el libro en el borde de una mesa y sitúa el lápiz para que se retenga entre sus páginas. Ahora la moneda queda colgando, sujeta solo por el pelo.

Utilizando trozos de cinta de pegar, une otra moneda a aquella que cuelga. Intenta poner poca cantidad de cinta (utiliza trozos sólo un poco más largos que las monedas). A continuación, y de manera similar, ve pegando una moneda tras otra. Así podrás ver cuánto puede resistir el pelo antes de romperse.

Te sorprenderá todo el peso que puede resistir un solo pelo. A nosotros nos salió esto:

En el experimento para niños, nuestro pelo aguantó el peso de 12 monedas de 5 céntimos. Cuando pusimos la moneda numero 13, el pelo aguantó unos pocos segundos y luego se partió. Como las monedas de 5 céntimos pesan unos 4 gramos, estimamos que el pelo que utilizamos puede sostener cerca de 50 gramos. Según esto, con un mechón de solo 1.000 pelos podríamos sostener fácilmente el peso de un niño de 10 años.

Deja un comentario