Experimentos Para Niños

Durante la etapa de los 4 a los 11 años los niños desarrollan su personalidad (carácter, potencial y autonomía personal). Su mente es inquisitiva y les lleva a hacernos preguntas como: ¿por qué crecen las plantas?, ¿por qué no volamos como los pájaros?, ¿por qué…?, ¿cómo…?, etc. Muchas de ellas se responden gracias a la ciencia. Si realizamos experimentos para niños en casa, les daremos una excelente oportunidad de obtener las respuestas.

Al mismo tiempo les ayudaremos a desarrollar amor por la ciencia y les ayudamos con ciertas materias escolares. Además, los experimentos para niños en casa nos brinda la oportunidad de pasar un tiempo de calidad con ellos y hacer cosas juntos en familia.

Cómo hacer experimentos para niños

Para realizarlos pongamos manos a la obra, pues no necesitarás materiales costosos ni difíciles de conseguir. Al darte algunas sugerencias te indicaremos los materiales necesarios. No debes olvidar que estos experimentos se deben hacer bajo la supervisión de un adulto.

Experimentos caseros para niños

Vamos a sugerirte unos experimentos para niños que podrás realizarlos en familia y con su respectiva explicación. Esto les permitirá  aprender manipulando diferentes materiales, los cuales reaccionan de manera sorprendente y podrán leer acerca de las cosas que más les interesan.

Experimentos para niños con agua

Por ejemplo, para aprender sobre la tensión superficial del agua necesitaremos un vaso lleno de agua y un clip. Si pones el clip en el agua de cualquier manera, este se hunde; pero si lo colocas cuidadosamente de modo horizontal, este más bien flotará.

Esto se debe a que las fuerzas con que se atraen las moléculas del agua son diferentes en el interior que en la superficie. En el interior estas fuerzas se anulan, pero en la superficie ejercen una presión o resistencia hacia el exterior, es por eso que las cosas flotan. ¿Qué tal? Si queremos incentivar a un pequeñín a aprender a nadar, este experimento le daría la confianza en que puede flotar como el clip.

Experimentos con imanes para niños

Para explicar cómo funciona el campo magnético terrestre, necesitaremos una bola de anime o corcho blanco, un cúter o exacto, limadura de hierro, un frasco de plástico vacío y un imán.

Abrimos la bola de anime con el cúter por la mitad (si el niño usará el cúter, que sea bajo la supervisión de un adulto) y le hacemos un agujero donde quepa el imán y se lo insertamos. Unimos las dos mitades y montamos la bola en el frasco vacío. Lo rociamos con las limaduras de hierro y éstas quedarán pegadas de la superficie; esto hace visible el campo magnético del imán, ya que las limaduras se orientan siguiendo las líneas de fuerza del campo magnético que unen los polos norte y sur del imán. ¿Qué tal esto para que los niños visualicen por qué estamos pegados a la tierra y no volamos por el espacio?

Experimentos para niños de primaria

Los experimentos para niños más grandecitos no se limitan al aula de clase; existen muchísimos conceptos que los pequeños pueden aprender en casa y que fomentan su curiosidad e imaginación. Los experimentos caseros son una fabulosa oportunidad de compartir en familia.

¿Quieres cultivar una actitud agradecida en el niño? Reconocer que estamos maravillosamente hechos contribuye a ello; así que te proponemos un experimento para niños que recrea el aparato respiratorio; y para hacer esto necesitarás: una botella plástica con su tapa, dos pitillos o pajillas flexibles, dos globos, un guante de látex, una cinta adhesiva, una liga o goma elástica, un cartón, un cúter y unas tijeras.

Con el cartón, píntalo y recórtalo recreando la figura humana y deja un agujero en la parte que representaría el pecho y el estómago (no tiene que ser perfecto). Luego corta la botella con el cúter un poco más abajo de la mitad y quédate con la parte superior, ya que esto representará a la caja torácica.

A la tapa de la botella hazle un hoyo, por donde introducirás las dos pajillas, unidas por la parte más larga con cinta adhesiva; y asegúralas a la tapa con silicona caliente, para que no haya entrada de aire. Estas pajillas representarán la tráquea y los bronquios. ¿Y los pulmones? Ajá, estos corresponden a los globos que les recortarás la parte superior y los fijarás a la parte inferior de las pajillas con cinta adhesiva.

Enróscale la tapa a la botella. A la parte inferior de la misma asegúrale firmemente con la liga el guante de látex, para evitar escapes de aire y así emularemos correctamente al diafragma, ese músculo situado debajo de los pulmones.

Ahora, ya teniendo armado “el aparato respiratorio” introdúcelo en “la figura humana”. Al halar el guante simularemos el movimiento de inspiración, en el cual el diafragma se contrae, se llenan de aire los pulmones (que nos entra a través de la nariz, la tráquea y los bronquios), aumentando así el volumen de la caja torácica. Y al devolver el guante a su posición original emularemos el movimiento de  exhalación, que consiste en la relajación del diafragma, recuperando este su posición inicial y vaciándose de aire los pulmones y disminuyendo el volumen de la caja torácica.

Estos dos movimientos permiten la entrada de aire limpio al inhalar y la salida del aire sucio (dióxido de carbono) al exhalar, lo que nos ayuda a seguir vivos.

En conclusión, esperamos que con estos sencillos experimentos compartas gratos momentos con los niños de la casa, te servirán para:

  1. Generarles curiosidad por lo desconocido y entusiasmo para enfrentarse a un problema.
  2. Impulsar el trabajo en equipo y la organización grupal.
  3. Estimular el respeto por las opiniones ajenas.
  4. Fomentar el espíritu crítico a la hora de cotejar los resultados.
  5. Promover la reflexión tras la realización del experimento, para extraer conclusiones.
  6. Cultivar cualidades como el agradecimiento por lo maravillosamente bien que estamos diseñados y lo bien engranada que está la naturaleza.

Recuerda: Participar con los peques en el proceso de aprender (al hacer experimentos para niños, por ejemplo) es un viaje maravilloso; y dichos experimentos para niños te permitirán disfrutarlo.

Deja un comentario