Cómo enseñar las tablas de multiplicar a un niño

Para  enseñar las tablas de multiplicar a un niño, la manera más sencilla es haciendo lo que ha ellos más les gusta, ¡jugar! Así los niños van aprendiendo  a multiplicar de forma divertida, como si estuviesen  en un juego; y las aprenden con más facilidad. Además de que lo pueden hacer todos los días, ya que así se divierten ejercitando con las tablas de multiplicar.

En este sentido, para que el niño domine  o aprenda las tablas de multiplicar, requiere de práctica y constancia; por eso es importante  que  nosotros como padres o maestros hagamos esta experiencia  llamativa. Enseñándoselas  de modo divertido a través de juegos, así  hay mayor probabilidad de que las dominen  más rápido.

Se pueden realizar juegos con objetos pequeños,  frutas, e incluso dulces o el material que tengamos a mano; siempre  que sean de varios colores, para que les resulte interesante y no se les  olvide; bien sea, usando un color en cada tabla  o también  agrupando  los números usando estos elementos.

Recordemos que, como toda actividad nueva que se enseña a niños, se debe empezar por la más sencilla (la tabla del 1); y a medida que la aprenden vamos pasando a la siguiente, hasta que logren aprender todas las tablas de multiplicar. Otra alternativa súper practica son las canciones; existen canciones con rimas de las tablas de multiplicar que podemos usar, o crear una versión nueva con su ayuda.

Se puede además buscar en los diferentes portales educativos que ofrecen tablas de multiplicar ya diseñadas; que puedes imprimir y simplemente las adecuas a  las necesidades  y edad del grupo; o de tu hijo si lo vas a trabajar en casa. También existen juegos interactivos que favorecen este proceso de enseñanza – aprendizaje; pues motivamos al niño para que aprenda divirtiéndose.

las tablas de multiplicar

Cómo enseñar las tablas de multiplicar a un niño disléxico

En relación a cómo podemos enseñar las tablas de multiplicar a un niño con dislexia, es conveniente saber que les cuesta concentrarse  y memorizar con facilidad; debido a su dificultad de aprendizaje para leer y escribir. De allí, que el método más conveniente para ellos es hacerlo con actividades que sean lo más sensorial posible; es decir, que todos sus sentidos (sobre todo la vista) participen.

El que experimente con todo su cuerpo resulta positivo, porque favorece que  aprenda efectiva y eficazmente; no solo aprenderá mejor las tablas de multiplicar de esta manera, sino otros temas sobre los cuales se vaya a trabajar, como enseñarle a leer. Igualmente, las actividades lúdicas tendrán que ser más cortas y paso por paso; puesto que se distraen con más facilidad  que otros niños; esto con el fin de estar familiarizado en el proceso de aprendizaje.

Lo ideal para utilizar enseñar las tablas de multiplicar a un niño con dislexia es hacer pictogramas  y presentárselos por parte; además pedirles que imiten la ilustración y reforzamos también diciéndole lo que está observando; de este modo le estamos proporcionando una estimulación multisensorial, divertida  y  entretenida para que  logren memorizarla.

Los colores representan una  gran ayuda y se pueden usar diferentes tonos estratégicamente aplicados; ya que en el caso de un niño con dislexia, las series visuales ayudan  a entender lo que está escrito. Usando, por ejemplo, un color para unos números y otro contrastante para el resultado. Además de  uno diferente para cada tabla de multiplicar.

Cuando se vaya a emplear un vídeo, debemos adaptarlo o seleccionar siempre los que sean más cortos; porque, como sabemos, estos niños  no se logran concentrar por mucho tiempo. Por supuesto, podemos también motivarlos a hacer la simbolización del contenido matemático de las tablas de multiplicar mediante gráficos y esquemas coloridos.

Deja un comentario